A casa das rodas

 

Hace más de 30 años que el escultor Florencio de Arboiro comenzó a coleccionar y restaurar diferentes ruedas de afilar y piezas de distintos oficios populares. Su intención es recuperar del olvido la industria ambulante de la que vivieron muchas comarcas ourensanas. Recorre los pueblos buscando antiguas ruedas de afilar, casi todas ellas abandonadas, escondidas en algún rincón, muy deterioradas y esperando a ser consumidas por el tiempo.El artista posee actualmente la colección más grande del mundo, más de 200 ruedas de afilar, de distintas épocas y tipologías: pequeñas ruedas que se transportaban sobre las espaldas, ruedas tradicionales, molexóns, bicicletas y motos donde se llevaban acoplados los aparatos de afilar. Junto con las ruedas ha recopilado una amplia documentación sobre sus antiguos propietarios: fotos, prensa e historias contadas por fuentes directas.

210

RUEDAS DE AFILAR

Su colección se puede visitar en la”Casa das Rodas”, propiedad familiar habilitada para la exposición, en la localidad de Arboiro, San Xoan de Río. También ha cedido algunas piezas al Museo de la Cuchillería de Albacete y al Museo d’Arrotino en Stolvizza (Italia) para sus exposiciones permanentes.

En la Casa das Rodas se puede visitar también el taller restaurado de Nicanor de Arboiro, maestro y abuelo de Florencio. Están expuestas sus herramientas, algunas de su propia invención junto con algunas de sus obras.

exterior casas das rodas

ruedas2

taller1